15 jun. 2012

Coqueteando con la bisutería

cristales de Swarovski
Ni la bisutería ni la joyería han sido de las labores que más me han llamado la atención hasta ahora. Pero me imagino que sabréis a lo que me refiero, porque os habrá pasado alguna vez, si digo que a veces aparece una persona en tu camino que tiene una pasión fuerte por un arte, oficio, habilidad o lo que sea y consigue contagiarte y llevarte a su terreno. Eso es lo que me pasó con mi amiga Cristina y su amor por los cristales de Swarovski, las cuentas, los anillos, las pulseras, los colgantes, los broches, etc.

Y fue con ella, en un curso que impartió en el Concello de Zas (un fantástico pueblo de La Coruña, por otro lado) con quien aprendí lo que era una facetada, una rocalla, los tupis (mi nombre favorito) y demás tecnicismos. La rocalla seguro que sabéis lo que es, son esas cuentas redondas muy pequeñitas que se utilizan para hacer cualquier tipo de pulseras, colgantes, etc y que se venden en botecitos o bolsitas, ya sean del mismo color o variados. La rocalla está hecha de plástico, y al trabajar con Swarovski se utiliza a modo de relleno y para las partes de unión. Los tupis son cristales (mejor de Swaroski) con forma bicónica, similar a la de un rombo, y las facetadas son también cristales, con muchas caras iguales pero con una forma más parecida a la esfera. También se pueden encontrar otras formas decorativas como corazones, mariposas, etc. Todos los tipos están en el catálogo online de Swarovski. Estos son los abalorios básicos que se utilizan para realizar trabajos de bisutería y demás. Por supuesto la gama de colores es enorme y son todos tan bonitos que a veces se hace imposible elegir.

El material se encuentra fácilmente en tiendas de abalorios, manualidades, etc. de las grandes ciudades. Para las que seáis de Madrid lo más fácil es acercarse a la plaza de Pontejos y pasarse por los imprescindibles almacenes Pontejos (abierta desde 1912) o por los almacenes Cobian (conocido como "el Pontejos nuevo"). Cristina siempre compra el material en Abalorios Mayte en La Coruña. Si no vives en una población grande también es posible comprarlas online en alguno de los enlaces que acabo de dejar, aunque la experiencia de elegir entre miles de cuentas es difícil de sustituir. Hay muchos sitios más, claro; a lo mejor algún día me animo a hacer una lista, con esta vocación de hormiguita que tengo. Decía que en estas tiendas podéis encontrar todo lo necesario aparte de las propias cuentas y cristales de Swarovski: hilo de pescar, hilo transparente elástico, enganches y cierres, alfileres para los broches, bases para hacer pendientes, etc.

Durante los días que duró el curso, y en algunos ratillos sueltos con "clases particulares" en su casa, pude hacerme un anillo cuadrado que me encanta, un conjunto muy elegante de pulsera y anillo negro (que me hice para una boda), un broche de alfiler y otro anillo negro algo más sencillo pero muy ponible.



conjunto de pulsera y anillo

anillos

anillo azul

Desde entonces también he hecho más anillos, broches y pendientes. Hay muchos patrones y esquemas colgados en la red (y qué no hay en la red, no?). Si os apetece, dejadme un comentario y hago una pequeña recopilación.

El caso es que antes de esta aproximación a las cuentas y cristales, lo único que había hecho que se pudiese parecer eran los clásicos animalitos de cuentas e hilo de pescar que sirven para llavero, colgante de móvil... Mi producción más numerosa era de tortuguitas, y la verdad es que eran una monada. A ver si recopilo información y mis trabajos y os lo traigo también un día. Por ahora nos quedamos con las alhajas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario