26 oct. 2013

Cojín siestero

Hay proyectos que es inevitable hacer con especial cuidado y cariño porque son, básicamente, para alguien especial. Este es el caso del cojín que os muestro hoy. 

En el cole de mi niño nos encargaron que llevásemos un cojín, no muy grande, para echarse la siesta después de comer. He de reconocer que estuve a puntito de comprar uno; pero finalmente hice lo que mejor se me da, hacérselo yo misma personalizado y con mucho cariño para que su almohada sea la más original y molona.



Utilicé la tela de mapas que tanto me gusta porque, casualidad o no, a mi niño le encantan los mapas. Le bordé su nombre en una esquinita y lo cosí. De relleno usé una almohada del IKEA que tenía por casa doblada por la mitad.

¡Y ahí está el resultado! A tener dulces sueños...



No hay comentarios:

Publicar un comentario