27/11/2012

A la búsqueda de Trapillo

Este verano he tenido la suerte de poder estar unos días de vacaciones en Portugal. La verdad es que hicimos un señor viaje Norte-Sur, saliendo desde Zas, en La Coruña hasta el Algarve, haciendo paradas de unos días en Oporto, Sintra, y Salema, precioso y tranquilo pueblecito pesquero. Por supuesto, a la hora de preparar el viaje, y mira que me gusta a mí organizar viajes, una de las cosas que me marqué como obligatoria fue encontrar trapillo para comprar. Ese maravilloso trapilho portugués, el gran invento para hacer ganchillo a lo grande. Quien haya comprado trapillo en España se habrá dado cuenta de que es bastante caro, y hasta hace muy poco además no era nada fácil encontrarlo; en cambio en Portugal es más fácil encontrarlo en las mercerías (retrosarías para que no os perdáis buscando), o mejor aún, en puestos típicos en los mercados o mercadillos al peso y mucho más barato. Así que ese era mi objetivo: encontrar uno de esos paraísos en que me vendiesen el trapillo al peso por cuatro duros, sin volverme loca en el intento...
En nuestra primera parada en Viana do Castelo vi un par de retrosarías monísimas y pregunté por él, pero me dijeron que justo se les había terminado y esperaban recibir en un par de días. Demasiado tarde para mí, ¡sólo parábamos a comer!...
Nuestra siguiente escala era Oporto, y allí no podíamos perdernos (nadie debería) el Mercado de Bolhao, donde había leído que encontraría seguro algún puesto donde poder comprar trapillo al peso. Empezamos a pasear por el mercado empapándonos del ambiente, compramos una fruta que estaba para morirse, había plantas, flores, de todo. Y allí en un rincón super escondido vi el típico puesto que vende de todo, tenía colgados manteles, bolsas, babis, como un bazar textil o algo así; me dije ¡éste va a ser! ...y efectivamente fue. Un momento: no creáis que no os voy a decir cómo encontrarlo... Como ahora quien más quien menos todos llevamos móvil con mapa, lo digo en plan peli americana: está en la esquina suroeste del mercado, en la planta baja.


Le di la cámara de fotos a mi media sandía y le dije que no perdiese detalle porque "intuía" que iba a estar bastante atareada. Y allí me adentré.
La tendera, típica señora mayor portuguesa, me hizo entrar dentro del puesto y me quedé alucinada, entre un montón de cajas de las cosas más variadas, tenía tirados un montón de bolsones inmensos llenos de jirones de algodón de muchísimos colores, ¡había llegado al paraíso! La mujer me decía "de cuál, de cuál", y yo estaba bloqueada porque sólo quería contestar "de todos"; pero eso no podía ser; bastante lleno llevábamos ya el coche como para meter sacos y sacos de trapillo.


Me costó centrarme pero al final lo hice y me compré un kilo de cada uno de los elegidos: uno gris clarito con estrellas azul marino; un azulón liso y uno rojo anaranjado con un jaspeado.


La señora iba llenando bolsas y lo ponía en la báscula última generación mientras a mí me hacían los ojos chiribitas...


Salí tan contenta con mi compra y con el poco dinero que me había gastado, sin demasiado remordimiento por el espacio que ocuparía en el maletero del coche, que nunca sobra cuando viajas con niños.



Al cabo de unos días, y bastante por casualidad encontré una preciosa retrosaría en Sintra. Íbamos en el coche hacia el centro para buscar aparcamiento cuando como por el rabillo del ojo vi una tienda con el frontal todo en madera cuyo escaparate rebosaba de hilos, lanas, agujas y cosas bonitas. Así que ni corta ni perezosa grité quiero para ahí! y el santo de mi media sandía paró 50 metros más delante en una salida de garaje en una cuesta casi imposible.
La tienda se llama Antiga Drogaria (Agora Retrosaria), con lo que ya con el nombre te explican la historia del establecimiento :) Está exactamente aquí. Me la hubiese llevado entera, o mejor me hubiese quedado a vivir allí mismo. Estuve hablando bastante con la dueña, alabando cómo tenía todo y charlando de dónde procedían sus productos. El trapillo que tenía, en madejas de cuarto de kilo aproximadamente, como las que encuentras en España, era de Portugal; sin embargo me dijo que tenía bastante material que compraba en sus viajes en Madrid, que hacía expresamente para proveerse de fornituras, botones, hilos o lanas que no conseguía en Portugal.



Al final, y siendo consciente que no me podía llevar demasiadas cosas compré un ovillo de trapillo amarillo y una maravillosa aguja de ganchillo hecha en madera a mano que me parece más para exponerla que para usarla porque me da cosa que se me rompa.



Por supuesto con todo el subidón ya imaginaréis que no pude esperar a regresar a España para comenzar a trajinar con mi cargamento de trapillo y hacer alguna labor. Así que hice un cesto en azul y amarillo con dos asas sin patrón, más bien siguiendo mi instinto, del que estoy muy orgullosa!.


16 comentarios:

  1. Que maravilla! Es una suerte que encontraras estos sitios. me los apunto por sí voy a portugal, gracias por compartirlos. El cesto te ha quedado chulisimo! Buen instinto! Un besete y sigue enseñandonos que sale d todo esto.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Nuria, seguiré colgando mis progresos, aunque aún no me he atrevido con los bolsos ;)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Necesito direcciones para comprar trapillo en el Algarve
    mvarelam@hotmal.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo compré en Oporto y en Sintra, pero intentaré buscarte algún sitio para ver si puedo ayudarte...

      Eliminar
  5. Felicidades me han encantado tus fotos y las explicaciones!!!!soy una principiante en esto..y la verdad me vuelve loca...y el cesto te a quedado precioso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mónica!
      La verdad es que engancha bastante esto del trapillo. Es muy fácil de tejer y como cunde tanto enseguida ves resultados.
      Si cuelgas en algún sitio tus progresos dímelo, me gustaría verlo!

      Eliminar
  6. Uiiii era lo que estaba buscando quiero ir a portugal y ademas queriamirar lo de comprar trapillo. Muchisimas gracias por la aportacion super amable portuparte. Además te digoque me gusta tu blog y que me qedo por aqui jijijiji un saludin muchas gracias de nuevo. Tamy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Espero que te sea útil... De eso se trata, de compartir experiencias que a otros les pueda interesar. Un saludo.

      Eliminar
  7. Muchisimas gracias, espero poder ir muy pronto, mas que nada lo deseo, ya contarè.
    Un beso.
    Carmen

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu post!! Que pena que no tenga que ir a Portugal, me volvería con un cargamento entero, si ya paso por las tiendas aquí y se me van los ojos! De momento solo me he animado con los collares, pulseras y diademas de trapillo (que tengo expuestos en mi blog http://coco-sitas-manualidades.blogspot.com.es/) pero espero en breve animarme a tejer!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, mi hija ha traido de Oporto trapillo, 10 Kl 10 euros, todo genial, también compro trapillo del normal liado a 1,50 euros kilo pero no supo decirme donde,. Un besito y gracias.
      Si quereis ver mis trabajos, estan en facebook y se llama * las cositas de carmen*
      Un beso

      Eliminar
    2. Carmen, me alegro mucho de que gracias a mis indicaciones hayáis podido encontrar el trapillo tan barato. La verdad es que a esos precios dan ganas de llenar el maletero.
      He visto en tu página de facebook las cosas que haces con trapillo, qué artista! Me gustan un montón.
      Un abrazo!

      Eliminar
    3. Me encantan los collares hechos con trapillo que tienes en tu página Coco Sitas. Este verano yo también utilicé unos cuantos que me hice y no dejaban indiferente a nadie, todo el mundo me preguntaba. La verdad es que no son muy difíciles y lucen un montón...
      Un saludo!

      Eliminar
  9. Sabes si la lana tambien es barata en Portugal, me interesa ahora de cara al invierno, un beso.
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo desconozco totalmente ôô Yo la lana siempre la compro en Madrid. Lo que sí suelo hacer es aprovechar ferias donde venden lana e hilos porque siempre suele haber descuentos interesantes.
      Un saludo Carmen!

      Eliminar